Reseña de la novela ‘1984’ (George Orwell), escrita por Manuel Fernando Estévez

1984
Cubierta de ‘1984’ (Penguin Random House)

Vi la película “1984”, de George Orwell (autor de, entre otras obras, “Homenaje a Cataluña” o “Rebelión en la granja”), precisamente en 1984, año de su lanzamiento. Tengo que reconocer que por aquellos días de juventud y milicia me impactó sobremanera. La interpreté sobre todo, y mis sobretodos suelen ser fulminantes, como un film futurista de bajo presupuesto, aunque, eso sí, muy original e interesante. Tanto fue así que desde entonces la he tenido como un referente dentro del subgénero cinematográfico y, aunque dando un salto de un arte a otro, comparable al fenómeno de “Un mundo feliz”, de Aldous Huxley (probablemente una precuela literaria, aunque se trate de distintos autores y con varias décadas de diferencia entre ambas).

Pasados los años cambio de tercio y encuentro el libro en una edición de bolsillo en la estación de autobuses de Alicante, antes de embarcarme hacia uno de mis viajes a Granada. 7,95 €. Lo pago y me lo llevo. Las casualidades de la vida hacen que pierda temporalmente (después la recuperé) la novela que estaba leyendo, “El embrujo de Shangai”, de Juan Marsé y, consecuentemente, emprenda la lectura de “1984”. Una lectura, tengo que reconocer, entretenida, ágil y de fácil comprensión, aunque en ocasiones (muy escasas a lo largo de la obra) pueda parecer un poco reiterativa por las constantes alusiones al “crimental” (crimen mental), las telepantallas que controlan la vida de los ciudadanos de “Oceanía” (amiga o enemiga, según momento y circunstancia de Esteasia o de Eurasia), la nueva lengua, la prohibición del sexo o el habla-escribe.

Ahora, después de leer y analizar la obra, puedo decir que se trata de una crítica feroz a los regímenes totalitarios de los dos primeros tercios del siglo XX, en especial al nazismo y al estalinismo. El propio Orwell se alistó en las Brigadas Internacionales para combatir la lacra fascista en España, que consiguió sobrevivir cuatro décadas a la devastadora guerra civil que sufrió el país entre 1936 y 1939.

La lectura de la novela no decae en ningún momento, sino todo lo contrario, mantiene en vilo al lector de principio a fin. El autor construye unos personajes que se ciñen a la acción y sobre todo a la historia que pretende y consigue contar con maestría. Un estilo muy personal sin demasiadas pretensiones, dotado de una prosa fluida y medida y una traducción que en absoluto desmerece la calidad original (al contrario que muchos de los mayores superventas de nuestros días cuyos nombres me reservo para otra ocasión). Una historia donde las torturas y los lavados de cerebro a través de la policía del pensamiento, el partido (al que se hacen constantes alusiones), los dos minutos de odio o la figura del Hermano Mayor (que todo lo controla) van cobrando importancia a medida que los capítulos avanzan. La novela contiene un texto de generosa extensión (una especie de carta magna creada por la cúpula del partido) que el autor logra introducir sin causar sobresaltos ni contradicciones en el lector. Una obra, en definitiva, muy recomendable para disfrutar una y otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s