Reseña del libro de relatos ‘Fundido en negro’ (Teresa Oteo), escrita por José Torres Estrada

22-Fundido-en-negro-Cubierta
Cubierta de ‘Fundido en negro’ (Playa de Ákaba, 2017)

Hace algún tiempo que llegó a mis manos un ejemplar de ‘Fundido en negro’, una recopilación de relatos de la talentosa escritora Teresa Oteo. En ese lapso he podido constatar la calidad de su escritura y lo haremos constar en esta reseña.

Teresa Oteo es escritora y editora en la editorial Playa de Ákaba. Sus trabajos han discurrido desde la poesía repleta de sentimiento como ‘Desgarros del alma’, pasando por libros infantiles (‘Besos’ o ‘Cuentos sin miedo’), otras novelas (‘Nada es lo que parece’), participaciones en antologías y su obra de relatos y poemas, titulada ‘Orbis Verbum’. Ha sido finalista en varios certámenes de micro relatos y poemas y ha dirigido diversas antologías de relatos en la editorial Playa de Ákaba.

Dentro de esta prolífica producción, ‘Fundido en negro’ merece un hueco especial, una referencia necesaria. Encontramos en este libro un conjunto de relatos, dedicados al género negro en el que predominan los grandes temas, tratados desde el caleidoscopio vanguardista de la autora. Nos ofrece una compilación de más de sesenta relatos, de temática diversa y duración dispar, pero siempre la adecuada para cada uno. El lector podrá navegar entre el tratamiento de los sentimientos más oscuros, como la tristeza, el miedo, el dolor o la venganza y los ambientes más heterogéneos, algunos de los cuales son tan habituales, que causan impacto.

La exposición cruda de los sentimientos y los hechos desnudos, sin medias tintas. La claridad de narración en los acontecimientos, los personajes, las consecuencias. La inmersión en ambientes y escenarios tétricos, oscuros, nocturnos, terribles y un tratamiento especial, muy personal, de del terror psicológico, completan el manojo de características de la recopilación.

La obra provoca reminiscencias múltiples, desde los cargados ambientes de locales oscuros jazzísticos muy de Cortázar, pasando por los tenebrosos escenarios becquerianos o las claustrofóbicas ubicaciones de Poe. Imposible es también dejar de notar los barnices propios de grandes obras cinematográficas del cine de terror como la profecía o el resplandor.

Las aportaciones de Teresa a un género tan trabajado son numerosas y pueden tildarse de muy interesantes. Todos los personajes mantienen una estrecha relación con la muerte, con la característica común de que asumen su inevitable existencia: algunos se resignan, otros ven la solución a sus problemas o la calma a su sed de venganza. El lenguaje es directo, con un léxico preciso y construcciones impactantes. Predomina el narrador en primera persona, proporcionando la cercanía del mismo, con la consiguiente transmisión de sentimientos al lector.

Reseñable resulta el uso del narrador difunto en primera persona, como si su existencia se trasladara a otra fase de la realidad. Cuando opta por el narrador omnisciente, aprovecha para incorporar una aportación muy vanguardista, muy de actualidad, el uso de varias líneas temporales, con continuos saltos adelante y atrás, como un algoritmo, con tal maestría que el lector es capaz de seguir, emocionado, el transcurso de los acontecimientos. Notaremos aquí que el arriesgado uso de este recurso en narraciones tan cortas como los relatos, es resuelto por Teresa con un manejo del tiempo talentoso y sorprendente.

El impacto ha sido aún mayor en el tratamiento del terror psicológico. La angustia de los personajes, el miedo que transmiten los asesinos, la ansiedad de las víctimas, agorafobia y claustrofobia a partes iguales y, sobre todo, un factor común, un halo de tristeza que se extiende como la niebla entre todos los relatos, invadiendo todos los huecos posibles. Literariamente predominan dos figuras esencias, las alegorías a la muerte, tratando de inculcar la inevitable existencia de la misma y el continuo juego en el filo de la navaja que sufre el ser humano y las metáforas de la vida como celda, como prisión provisional, donde nos sentimos equivocadamente libres.

En definitiva, una lectura imprescindible para los amantes del género negro y para aquellos que deseen iniciarse en el mismo. Teresa nos envuelve en sentimientos fríos, crudos e impactantes y nos permite saborear la desdichada existencia de los protagonistas. Mi recomendación es una lectura sosegada, en silencio, sin distracciones, dejándonos envolver por esos personajes terribles y los escenarios truculentos, donde nos podemos trasladar sin esfuerzo gracias a la calidad descriptiva de la autora. Una colección de relatos, ‘Fundido en negro’, repleta de talento y fuerza; una colección, donde siempre es de noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s