Reseña de la novela ‘Montevideo no se acaba’ (Carlos del Pozo Manzanares), escrita por Javier Molina

Cubierta Montevideo no se acaba
Cubierta de ‘Montevideo no se acaba’ (Editorial Autores Premiados, 2015)

Desde que hace un par de años saludé con entusiasmo el descubrimiento de Carlos del Pozo, he tenido la esperanza de verlo publicar las novelas que sé que es capaz de escribir. Constatar que una editorial como Autores Premiados haya apostado también por él me hace esbozar una sonrisa que tiene algo de satisfactoria. Se diría que me siento como una especie de Roberto Segura, el protagonista de “Montevideo no se acaba”, novela premiada en los certámenes Ategua y Carta Puebla, y que incomprensiblemente aún seguía inédita. No debería extrañarnos, sin embargo, si analizamos el panorama literario en España, donde parece que escribir historias basadas en el deporte es una ocupación menor y despreciable, y sólo circunscrito al periodismo deportivo.

Es una pena porque la literatura tiene entre otros muchos objetivos reflejar de algún modo la vida del mundo que nos rodea. ¿Cómo es posible que siendo así no se haya reconocido aún la novela deportiva como un género en sí mismo, como lo pueden ser la novela policiaca, de terror, fantástica, romántica o histórica? Supongo que será cuestión de tiempo porque el deporte en realidad es una manifestación humana muy reciente en la historia. Tal como yo lo veo, el deporte casa perfectamente con la literatura. Ejemplos hay muchísimos, como “El gran silencio”, de David Torres (boxeo); “El Alpe d’Huez”, de Javier García Sánchez (ciclismo); “Fiebre en las gradas”, de Nick Hornby (fútbol); o “El factor humano”, de John Carlin (rugby).

Sé que Carlos del Pozo también lo ve así porque con esta son ya tres las novelas suyas que he leído (la mejor, atención editores, aún sigue durmiendo en un cajón) y que tienen el fútbol como telón de fondo. Insistir de esa manera me hace pensar que en un futuro el reconocimiento de la novela deportiva como género quizá no esté tan lejos. Sólo necesita de escritores (y editores) buenos…  y valientes, en el sentido de que son capaces de ir contracorriente, de no sucumbir a lo fácil.

Y de fútbol trata esta novela. Pero no sólo de fútbol, como es marca de la casa en las novelas de Carlos del Pozo. En ésta cuenta la historia del Chaveta Barrenechea, un niño de trece años, criado en los arrabales de Montevideo que ha sido bendecido por la varita mágica de los genios del fútbol y cuyos informes ya han circulado por las agencias de contratación de media Europa.

Un buen día, en la vida del Chaveta se cruza Roberto Segura, un abogado de Zaragoza metido a cazatalentos del fútbol. Se dedica a buscar jugadores muy jóvenes de América y África, casi niños, a los que los sueños del fútbol, la fama y el dinero les ha embarcado  en una lucha por hacerlos realidad, y de paso, arreglar la vida de sus familias.

Y para completar el círculo, la historia también nos habla de Marieta Camuñas, periodista española de un canal de televisión, que ve en su nueva etapa como corresponsal en el cono sur una buena oportunidad para ascender. Pero no es agradable el primer encargo que le hacen: elaborar un informe sobre la decadencia del fútbol uruguayo. Y no lo es, no sólo porque odia el fútbol, sino porque en sus fracasos sentimentales el fútbol siempre ha jugado un papel determinante.

Las vidas de estos tres personajes confluyen en Montevideo, marco sugerente, acogedor y entrañable, para desarrollar las tramas de la novela en varias vertientes paralelas. Por un lado la referida a lo estrictamente deportivo: si hay fichaje o no, las negociaciones y los procedimientos burocráticos, las expectativas de negocio, algo de la historia del Real Zaragoza, el estado de las canteras de fútbol en Sudamérica… Y por otro lado, la historia humana que hay detrás de cada uno de estos personajes, en el fondo carentes de comprensión, del calor de una conversación y la amistad. Las relaciones que se establecen entre ellos determinarán el lugar que ocupan los sentimientos y los deseos frente al éxito ligado a lo material. Y como todo en la vida, al final los personajes se verán en la disyuntiva de elegir.

Para los que no les gusta el deporte, “Montevideo no se acaba” es una novela que en realidad habla de amor y amistad, de la pérdida y del dolor del exilio. Trata de temas de actualidad, como la contratación de niños por grandes clubes europeos, del éxito y el fracaso, de sueños por cumplir, y todo ello con canciones de Serrat sonando al fondo y un mate sobre la mesa (aunque el protagonista sea reticente a probarlo). Una novela limpia y muy bien escrita, y aderezado con un fino sentido del humor, que es otro sello característico de la prosa de Carlos del Pozo.

No pierdan la ocasión de leer esta gran historia, muy cinematográfica. Les llegará al corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s