Reseña de la novela ‘Tras las grietas’ (Belén Rodríguez) escrita por Eduardo S. Aznar

cover-tras-las-grietas
Cubierta de la novela ‘Tras las grietas’ (Playa de Ákaba

¿Cómo sobrellevar una vida cuando dudamos hasta de nuestra propia existencia? ¿Cómo sobrevivir enfrentándonos a nuestro vacío? ¿Cómo escapar a la soledad cuando somos invisibles para los otros? Belén Rodríguez Quintero destapó el frasco de sus esencias narrativas en su libro de relatos ‘Almas de papel‘ (Ed. Irreverentes, 2014). En ‘Tras las grietas‘ asienta su voz al dibujar, con trazo firme y único, el amanecer de una vida.

Un amanecer negro, donde a las tinieblas sucede siempre el ocaso, sin solución de continuidad. Desde el primer párrafo —demoledor y genial— Belén Rodríguez Quintero anuncia el travelling infinito de un camino de soledades. La autora emplea un narrador omnisciente, una suerte de falsa tercera persona, pues su voz está tan pegada a la protagonista —Ana— que nos hace dudar de si se trata del relator, o más bien de una conciencia oculta del personaje que pugna por salir a la luz.

Ana deambula por la vida sin ninguna certeza, salvo el peso de una condena para la que no parece existir remisión ni indulto. Una condena mil veces peor que cualquier cárcel, pues la protagonista no ha sido privada de libertad, sino de existencia. Ella no se encuentra sino para dos personas: esa voz narradora y el lector, pendiente del hilo de tan angustioso devenir hasta el desenlace de la novela. Ana oscila entre el deseo de vivir y la incertidumbre de su propia presencia, mientras va creciendo y descubriendo un mundo en el que ella sigue sin aparecer.

Gracias a personajes que salpican su peripecia vital, intuye que hay algo más allá, otro universo al que tendrá que acceder a través de las grietas de su propia realidad, y donde podrá afirmarse como persona. Tal es su formidable lucha. Belén Rodríguez Quintero nos guía sabiamente, con ese narrador hiperobjetivo, que no suplica lágrimas, compasión, ni siquiera empatía con Ana. Solo muestra su cotidianeidad, su no existencia, su enfrentamiento contra nadie. La autora combina hábilmente episodios donde las grietas aparecen a punto de romperse, con otros que enseñan el precio de los milagros baratos. Que muestran cuánto cuesta romper esa campana de vidrio, opaco por fuera e inexpugnable por dentro, que es la soledad.

Un artefacto literario prodigioso, una ejecución narrativa extraordinariamente resuelta. Un reto que Belén Rodríguez Quintero afronta con una trama precisamente articulada y con un tono muy trabajado: el temor del lector no procede de sobresaltos ni de intrigas. Tampoco de una voz lastimera, sino de la esencia de una historia que mañana puede ser la nuestra. La poderosa pulsión narrativa desgrana los inciertos episodios de la vida de Ana y une a la protagonista con el lector, que vacila con ella ante su silencio oscuro.

Una novela con un planteamiento desconcertante e insólito, que apunta directamente a las tripas del lector, a los recovecos más íntimos donde palpita nuestro miedo al abandono, a la falta de asideros, a la irrelevancia. Si alguna vez has sentido el peso tu propia ausencia; si temes que al volver a casa no haya nadie esperándote; si tiemblas al despertar pensando que esa noche fantástica ha sido un sueño; si el pánico te paraliza cuando piensas que toda tu vida puede esfumarse en lo que alguien tarda en borrar tu número de teléfono, «Tras las grietas» te está esperando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s