Reseña de la novela ‘La muerte alucinante de Lautréamont’ (Sergio Arrieta), escrita por Álex Oviedo

aaff_cubierta_la-muerte-alucinante_2ed_1
Cubierta de ‘La muerte alucinante de Lautréamont’ (Playa de Ákaba, 2016)

Sergio Arrieta no es sólo un buen escritor, sino que además es un buen amigo, y gracias a la literatura el personaje de una de mis novelas. Con estos antecedentes podría no decir nada más, ya que seguramente mi opinión tenderá hacia la alabanza. Pero hay mucho más, lo que podríamos considerar un puñado de azares.

Supe de él en una de esas comidas de escritores que organizábamos hace casi un siglo. Arrieta acababa de ganar un premio literario, hecho que le había permitido conocer a Pedro Ugarte. Fue éste quien nos puso en contacto. «Podrías invitarle a la comida», me sugirió. Corría el año 2001, el 9 de junio para ser exactos, y nos reunimos en un restaurante junto a Santimamiñe el tristemente fallecido Pablo González de Langarika, Javier Alcíbar, Javier Maura, José Fernández de la Sota, Mikel Jauregui, Seve Calleja, Enrique Gutiérrez Ordorika, Iñaki Mendizabal, Arrieta, Ugarte y yo, entre otros.

A aquella comida sólo acudió una mujer —María Maizkurrena—, por lo que más que una reunión de escritores parecía una sociedad gastronómica. Tras las pertinentes conversaciones sobre el nefasto estado editorial del país, propias de cualquier cenáculo literario, el encuentro sirvió para apuntalar dos cosas: por un lado, levantó los pilares de lo que sería un proyecto editorial en euskera y castellano que llamamos ELEA y del que formábamos parte Iñaki Mendizabal y yo; por otro, posibilitó que Arrieta me pasara lo que sería —dos años más tarde— el primer libro de nuestra “Colección quince”: No te llamaré soledad, dieciséis relatos sobre el amor, las relaciones, la magia…

Todo el proceso de creación de la editorial y la relación que mantuve durante aquellos años con Arrieta, Txema García Nieto y Óscar Alonso me impulsaron a pensar en ellos como personajes para Las hermanas Alba, una falsa novela negra en la que leo ahora un diálogo (página 26): (…) llevo varios meses con una novela sobre el conde de Lautréamont, y no creo que tenga tiempo para nada más. Era así, Arrieta llevaba tiempo embarcado en una historia sobre el autor de Los cantos de Maldoror que le tenía fascinado, nos hablaba de ella según la construía, de las dificultades de concepción, y ya cuando la dio por finalizada de los problemas para publicarla.

Hubo editoriales interesadas en ella, también agentes literarios que buscaron la complicidad de la novela para ofrecerla a sus editores, pero todos los síes acababan en noes. Finalmente, poco antes del verano supe por el propio Arrieta que Playa de Akaba se lanzaba a publicarla con el título de La muerte alucinante de Lautréamont. Se presentó en Madrid el pasado 8 de octubre —el mismo día que la presentación de No te llamaré soledad en Bilbao, las casualidades, el azar, en palabras de Arrieta, con lo que parece cerrarse el círculo—. Porque hablamos de inspiración, de misteriosos juegos del destino, de poetas malditos, de libros que brotan de uno como la sangre. De momento, un apunte breve de la sinopsis: “Desde hace unos años, el comisario Paul Vaillant y la inspectora amnésica Béatrice de Lorelle investigan el caso Lautréamont, ayudados por una vidente”. Queda ahora en manos de los lectores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s