La importancia de la lectura

¿Por qué escribir una historia de ficción, en forma de poema, obra de teatro, relato o novela, existiendo un mundo real maravilloso esperando ahí fuera que lo captemos con nuestros cinco sentidos, teniendo libros de Historia, documentales, testimonios orales o ensayos? A la dificultad (o sencillez) de la respuesta o posibles respuestas a esta primera pregunta se añade la siguiente cuestión: ¿por qué leer las historias que otros se inventan? La respuesta la podemos encontrar, por ejemplo, en las palabras de Antonio Muñoz Molina, escritor y académico de la RAE: los seres humanos “segregamos” ficción y no hay civilización humana, en cualquier época o lugar, que no haya tenido ficción, pese a que, para él, el “misterio más profundo y más raro” es el hecho de por qué las personas necesitamos y construimos ficción.

Pero como cada persona tiene su propia respuesta a por qué leer y escribir, basada, o no, en necesidades personales en base a sus vivencias, buscar una sola respuesta es demasiado complicado. Mucho menos difícil es coger un libro, un periódico, un folleto… y leer. Enfrascarnos en su lectura y participar de la magia que se retroalimenta entre el escritor y el lector, ambos partícipes del truco, porque si nadie lee, nadie podría escribir. Hasta uno mismo tiene que leer lo que escribe. La simbiosis de esta magia nace en cada ser humano, se enfrente o no al folio en blanco.

Y esta magia nos hace sentir vivos, nos conecta con el pensamiento de otro hombre o mujer, nos hace sentir la pasión, el dolor, el drama, la felicidad, la excitación, el miedo, la esperanza, el vacío… de un personaje que no ha existido, existe ni existirá jamás. O nos presenta a personajes históricos intrincados en la tela de araña que es la Historia de la Humanidad. La necesidad humana de comunicar, de hablar y ser escuchado, se hace realidad con la lectura. En la intimidad o en un club de lectura, leer y compartir es cada día igual o más importante que nunca. En papel o en formato digital, el soporte es lo que facilita la transmisión del mensaje y hasta puede condicionarlo, pero la lectura sigue siendo lectura.

Vivir, soñar, educar, aprender, compartir, reír, suspirar, sorprender, intrigar… son verbos que compartimos todos los lectores, son comportamientos y emociones que pueden haber evolucionado a lo largo de la Historia, pero que permanecen en las manos, los ojos y los corazones de los lectores. Igual que con cada pareja nace el amor, con cada libro y cada lector nace la lectura, con una riqueza basada en aprehender lo leído y en la capacidad de mejorar nuestras vidas con, entre otros factores, las lecturas acumuladas con el paso de los años.

Porque leer no es sólo recorrer con los ojos unas letras escritas en un libro, es conocer más acerca del mundo y del interior del ser humano. Es la llave para abrir la puerta a un mundo ilimitado con el poder de la imaginación, la inteligencia y la palabra. Una herramienta con la que podemos ser más críticos, más completos, más felices, más libres. Leer y escribir son acciones como respirar, imprescindibles para la vida.

Vive, sueña, ama y lee. Sé parte de la comunidad +Lectores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s